27 enero 2022

Verduras congeladas vs. Verduras frescas. ¿Existen diferencias?

¿Verduras congeladas o verduras frescas? ¿Existen diferencias reales a la hora de consumirlas que hagan más adecuado el que te decantes por unas u otras verduras en el momento de llenar tu carro de la compra? Desde un punto de vista nutricional, no. Su aporte nutricional a tu organismo es prácticamente idéntico. Así vienen indicándolo desde hace años en la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados, una afirmación que se sostiene en numerosos estudios científicos internacionales que han corroborado que las verduras, las hortalizas y las frutas congeladas son capaces de mantener todos sus nutrientes tras el proceso de ultracongelación, igual que si las acabases de recolectar. Pero no solo no existen diferencias nutricionales entre las verduras congeladas y las frescas, sino que los resultados de estos estudios han dejado también alguna que otra sorpresa. A continuación veremos de qué se trata y hablaremos también de las principales ventajas que pueden ofrecerte las verduras congeladas como una solución fácil, rápida y rica de incluir estos vegetales de calidad como parte de una dieta saludable y equilibrada. 

Las verduras congeladas y las verduras frescas son igualmente nutritivas

En los últimos años han visto la luz numerosos estudios científicos sobre la composición nutricional de las verduras congeladas, de cara a determinar si estas pierden o no sus nutrientes durante su procesado y ultracongelación con el objetivo de mantenerlas aptas para el consumo durante más tiempo. De todos ellos, los más populares son estos tres que citamos a continuación. Un estudio llevado a cabo en 2014 por la Universidad de Chester, en el Reino Unido, este otro estudio publicado por la Universidad de Georgia, Estados Unidos, en el año 2017, y este trabajo de investigación desarrollado por la Universidad de California-Davis, Estados Unidos, publicado en 2015. 

Los resultados de los tres estudios científicos no solo corroboraron que las verduras y frutas congeladas preservaban el mismo nivel de nutrientes esenciales que sus versiones frescas; presentando concentraciones prácticamente idénticas de vitaminas, minerales, proteínas, fibra o compuestos antioxidantes; sino que además —y aquí viene la sorpresa— en los casos en los que se encontraron mínimas diferencias nutricionales, estas favorecían a las verduras congeladas, demostrando que en algunos casos las verduras congeladas son incluso capaces de retener una mayor cantidad de nutrientes que las verduras frescas. 

Principales ventajas de las verduras congeladas

Una vez constatada que la calidad nutricional de las verduras congeladas y de las verduras frescas es la misma, te contamos cuáles son algunas de las principales ventajas de consumir verduras congeladas. Una forma práctica, fácil y rápida de incorporar en tu dieta todos los nutrientes saludables que tu cuerpo necesita.  

  • Las verduras congeladas mantienen todos los mismos nutrientes, sino más, que las verduras frescas. En este sentido, el proceso de la ultracongelación comienza con la recolección de los vegetales en el punto óptimo de maduración, cuando su valor nutritivo esmayor. La ultracongelación de las verduras permite conservar sus nutrientes por debajo de -18 °C. Esta baja temperatura paraliza los procesos enzimáticos y microbiológicos que tienen lugar en el interior de las células vegetales y que son los responsables de la pérdida de nutrientes y del deterioro de los alimentos. Esto se consigue sometiendo a las verduras a un chorro de aire extremadamente frío, a – 40 °C, durante un corto período de tiempo. Un proceso que se completa en unas pocas horas, en el mismo día de la cosecha de las verduras, momento en el que estas presentan su mayor concentración de nutrientes. Con este sistema de trabajo, se minimizan también los tiempos de exposición a temperaturas ambientes y al efecto oxidante del aire, algo que no sucede, por ejemplo, en el caso de las verduras frescas que puedes encontrar en los supermercados y otras superficies comerciales. 
  • Las verduras congeladas no solo conservan todos sus nutrientes igual que en el momento de ser cosechadas, sino que también preservan todo su aroma, su sabor, su color y su textura. Esto se debe a que los procesos de ultracongelación se producen a gran velocidad, por lo que no se forman cristales de hielo en el interior de los tejidos vegetales de las verduras. Esto hace que la pérdida de agua y el arrastre de nutrientes, y de otras sustancias volátiles responsables de las características organolépticas de los alimentos, se reduzca al mínimo. 
  • A diferencia de las verduras frescas, las verduras congeladas pueden conservarse mucho mayor tiempo en el congelador. Así, te ofrecen una solución especialmente conveniente para que puedas comer sano en cualquier momento del año, estando siempre disponibles para incorporar a tus recetas saludables.
  • Al congelarse ya lavadas, preparadas, peladas y cortadas, las verduras congeladas resultan a menudo mucho más fáciles y rápidas de cocinar.

De los dos puntos anteriores, su disponibilidad permanente durante todo el año y su practicidad y versatilidad en la cocina, podemos extraer una nueva ventaja: te lo ponen fácil a la hora de comer verduras, uno de los grupos de alimentos principales sobre los que se construye una dieta tan equilibrada y saludable como la dieta mediterránea.

¡Inspírate con nuestras recetas!

Farfalle con alcachofas baby

4 personas
Fácil
12 min.

Gratén de judías verdes con tomate

2 personas
Fácil
25 min.

Guisantes a la Carbonara Veggie

4 personas
Fácil
18 min.
  • Al emplearse el frío como única técnica de conservación, las verduras congeladas están totalmente libres de conservantes, colorantes, aromatizantes y otro tipo de aditivos artificiales. Las verduras congeladas son, al fin y al cabo, solo verduras y nada más.
  • Resultan más económicas, ya que al producirse durante la temporada natural de cosecha de cada variedad, la oferta en ese momento es más abundante, por lo que el precio del producto suele mantenerse más bajo. Por otra parte, al comprar verduras congeladas compras solo el peso del producto comestible listo para cocinar, sin tallos, pieles, raíces u otros desechos que no vas a consumir.
  • Por último, las verduras congeladas te ayudan a combatir el desperdicio alimentario, ya que suponen una alternativa fácil para conservar los alimentos durante más tiempo. Y en esta misma dirección, también te facilitan la labor de calcular la cantidad de cada ingrediente que necesitas para una receta, evitando que cocines de más. 

Como ves, las verduras congeladas no solo te ofrecen los mismos nutrientes que las verduras frescas, sino que además presentan una serie de ventajas que las convierten en una magnífica opción para comer sano en cualquier momento, siempre disponibles, y de forma rápida y sencilla. 

Compartir

1 comentario

Estoy totalmente de acuerdo en todo.Siempre tengo verduras en el congelador,sino fuera así las comeríamos menos.Estan siempre listas para cocinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS
Finalidades:
Publicar su comentario.
Legitimación:
Consentimiento del interesado
Destinatarios:
No están previstas cesiones de datos.
Derechos:
Retirar el consentimiento en cualquier momento, acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación, oposición a su tratamiento, derecho a presentar una reclamación ante la AEPD (www.aepd.es).
Información Adicional:
Puede ampliar la información en el enlace de política de privacidad.

Últimos artículos del blog

Bienestar

15 marzo, 2022

¿Sabes qué es el slow life?

por Verleal
Slow life: vivir más despacio y vivir de manera más consciente es...
Bienestar

20 diciembre, 2021

Cómo decorar una mesa navideña para las…

por Verleal
Si buscas cómo decorar una mesa navideña, de manera especial y original,...
Bienestar

26 agosto, 2021

Por qué es importante hacer ejercicio

por Verleal
La importancia del deporte para mantener una buena salud es clave. Descubre...