26 agosto 2021

Por qué es importante hacer ejercicio

Una alimentación sana, basada en el consumo de productos naturales y en una dieta equilibrada, el mantenimiento de un estilo de vida activo y unos hábitos generales saludables (reducir el consumo de alcohol, no fumar, dormir bien…) son los tres pilares fundamentales sobre los que construir una vida saludable. Así lo recomienda la comunidad médica e instituciones como la Organización Mundial de la Salud.

Desde Verleal seguimos con nuestra labor de contar que cuidarse puede ser algo sencillo y, en este sentido, hoy queremos hablar del segundo de estos aspectos: de la importancia de hacer ejercicio para ganar en salud y sentirte mejor. Y así, hoy vamos a ver las principales ventajas que tiene para tu salud la práctica del deporte de manera regular, para no caer en un estilo de vida sedentario. También veremos algunos consejos que puedes tener en cuenta a la hora de incorporar el ejercicio físico en tu día a día.

La importancia de hacer deporte: principales ventajas para tu salud

La actividad física diaria, o al menos la práctica del deporte con bastante regularidad, es una de las claves para disfrutar de una buena salud y para sentirte mejor. Tanto es así, que la práctica del ejercicio físico, junto con la dieta, está considerada como una de las grandes herramientas de la medicina preventiva, aquella que nos ayuda a cuidarnos minimizando las posibilidades de que aparezcan enfermedades y otros males. Pero el ejercicio físico no es solo importante para mantener a punto tu cuerpo, sino que también te ayuda a hacer que tu mente funcione mejor. 

¿Quieres saber cómo? Fíjate en los principales beneficios de la práctica regular del deporte para tu salud:

  1. El ejercicio físico está directamente relacionado con un menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cardiovasculares; enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2 o la obesidad; o enfermedades de los huesos, como la osteoporosis. Un estilo de vida sedentario es uno de los principales factores de riesgo que se tienen para sufrirlas, por lo que el deporte es uno de tus mejores aliados para mantenerlas lejos. 
  2. Asimismo, la práctica de ejercicio físico moderado de forma regular también puede ayudar a  reducir el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer, como el cáncer de colon, el de mama o el cáncer de útero. 
  3. La práctica de ejercicio diario te permite además aumentar tu capacidad cardíaca y pulmonar, aumentando tu capacidad de resistencia y dotándote de más energía y vitalidad para afrontar el día a día. 

El corazón no deja de ser un músculo y, como tal, necesita ser ejercitado para funcionar en condiciones óptimas. Así, un corazón habituado a la práctica de ejercicio aeróbico será más grande y podrá bombear más sangre durante más tiempo. 

Por otro lado, el deporte mejora también el resto de tu sistema circulatorio, fortaleciendo los vasos sanguíneos y reduciendo la presión en ellos. Así, practicando ejercicio te proteges contra enfermedades como la hipertensión o contra accidentes de tipo vascular. 

Y por último, la práctica habitual del deporte también eleva tu cuenta de glóbulos rojos en sangre, lo que implica que su capacidad de transportar oxígeno por todo el cuerpo sea mayor.

  1. El deporte te ayuda a fortalecer los músculos, los huesos y las articulaciones. 

En el caso de los músculos, estos crecen al ser ejercitados. Las células musculares se dividen y se vuelven más efectivas en sus funciones. Así, el deporte te ayuda a tener más fuerza

Los huesos también se fortalecen, siendo más duros y densos, y minimizando la osteoporosis, sobre todo cuando nos vamos haciendo mayores. Esto deriva en menos roturas y en una mejor función de sostén de las estructuras corporales. 

Y las articulaciones, cartílagos y ligamentos se vuelven más flexibles. Siendo menos propensas a las lesiones. 

Todo esto, en resumen, nos permite ser más ágiles y tener un mayor control sobre nuestro cuerpo. Así podemos tener una mejor movilidad e independencia. 

  1. La práctica habitual de ejercicio físico también nos ayuda a estar mejor mentalmente. La práctica del deporte está vinculada a una reducción de los niveles de estrés y ansiedad. De la misma manera, al hacer ejercicio físico nuestro cuerpo segrega sustancias hormonales como la serotonina, la dopamina, la endorfina o la oxitocina; hormonas relacionadas con el bienestar, el placer o la felicidad. Así, la práctica del deporte también te ayuda a sentirte mejor desde un punto de vista psicológico, reduciendo el riesgo de sufrir trastornos mentales como la depresión y ayudándote a mejorar tu autoestima. 
  2. El ejercicio físico te facilita el control de tu peso. Una dieta sana y la práctica de ejercicio físico moderado te ayudan a mantenerte en tu peso ideal. No sólo por la quema de calorías asociada a las propias prácticas deportivas, sino porque cuando tu cuerpo se acostumbra al deporte habitual, tu metabolismo basal sube, es decir, quemas más calorías también cuando estás en reposo. Así, tus músculos se vuelven más eficientes a la hora de quemar grasas y tienes un equilibrio calórico mayor, por lo que es más difícil tener sobrepeso. 
  3. La práctica del deporte te ayuda a regular el sueño. Lo hace impulsando la secreción de melatonina, una hormona relacionada con el sueño. Así, la práctica de ejercicio físico está indicada contra el insomnio y otros trastornos del sueño. Un poco de ejercicio diario te permitirá regular tus hábitos de sueño e incrementará la calidad de tu descanso, por lo que te sentirás mejor durante el resto del día. 

Consejos para empezar a hacer ejercicio

Si practicas deporte de forma habitual quizá ya sepas todo lo bueno que te aporta, pero si llevas un tiempo sin ponerte las deportivas es bueno que tengas un par de cosas en cuenta antes de empezar a hacer deporte. 

Empieza poco a poco, sin prisas. El deporte es sano cuando se hace de forma regular y con moderación. Por empezar más fuerte no vas a ponerte en forma más rápido. Al contrario, lo más seguro es que acabes sufriendo alguna lesión, que es justo lo opuesto a nuestro objetivo. Es mejor empezar con ejercicios de baja intensidad y durante poco tiempo, e ir incrementando ambas cosas de forma progresiva según tu cuerpo se vaya habituando a la práctica del deporte. 

Sé regular. Hablamos de incorporar el ejercicio a tu día a día, de implementarlo en tu ritmo de vida, que es cuando este va a ser realmente efectivo a la hora de cuidar tu salud. Con 30 o 40 minutos de ejercicio físico diario o unos 5 días por semana suele ser suficiente para sentirte mejor. 

– Si llevas mucho tiempo sin hacer deporte, consulta a tu médico. En función de tu condición física concreta y tu edad podrá recomendarte los deportes más adecuados para ti. Este punto es especialmente importante si te encuentras en muy baja forma, si tienes algún tipo de dolencia o de discapacidad, o si estás tomando alguna medicación o recibiendo algún tratamiento médico. 

Elige un deporte que te guste y que sea accesible para ti, tanto por tiempo como por conveniencia general. Si la práctica del ejercicio físico te supone un gran esfuerzo, será más difícil que mantengas tu motivación para hacer deporte a largo plazo. Haz algo que disfrutes. En general, los ejercicios aeróbicos son los más recomendados para un mantenimiento de la forma física. Caminar, nadar o montar en bicicleta son actividades que puede practicar casi todo el mundo. También puedes salir a correr, hacer senderismo o practicar deportes en equipo, como fútbol, baloncesto, voleibol. Para mejorar tu flexibilidad, actividades como el yoga o el pilates pueden ser también muy recomendables para iniciar tus actividades físicas. 

Combina la práctica habitual del deporte con una dieta variada, rica y equilibrada, que te aporte toda la energía y los nutrientes que tu cuerpo necesita. Comer bien siempre es importante, pero si practicas deporte lo es aún más, ya que tienes que compensar ese gasto extra que realiza tu cuerpo durante el ejercicio.

¡Inspírate con nuestras recetas!

Pastel de menestra

4 personas
Fácil
n/a min.

Espárragos verdes gratinados

4 personas
Fácil
20 min.

Arenques nórdicos con pimientos asados

4 personas
Fácil
25 min.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS
Finalidades:
Publicar su comentario.
Legitimación:
Consentimiento del interesado
Destinatarios:
No están previstas cesiones de datos.
Derechos:
Retirar el consentimiento en cualquier momento, acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación, oposición a su tratamiento, derecho a presentar una reclamación ante la AEPD (www.aepd.es).
Información Adicional:
Puede ampliar la información en el enlace de política de privacidad.

Últimos artículos del blog

De la tierra

7 diciembre, 2021

Trucos para reducir el desperdicio alimentario

por Verleal
¿Sabes qué es el desperdicio alimentario? Te proponemos algunas recomendaciones para evitar...
Alimentación

25 marzo, 2022

Qué es la ultracongelación

por Verleal
¿Quieres saber las grandes ventajas qué tiene la ultracongelación de alimentos? En...
De la tierra

23 agosto, 2021

¿Por qué la verdura de Navarra tiene…

por Verleal
Las verduras de Navarra pueden presumir de gozar de una excelente calidad....