24 enero 2022

Cómo reciclar en casa: guía para principiantes

¿Sabes cómo puedes reciclar en casa de manera sencilla? ¿Quieres adentrarte en este mundo para generar un impacto más positivo en tu paso por este planeta y no sabes por dónde empezar? Pues has llegado al artículo idóneo, porque a través de este post, en Verleal te ayudaremos a poner en práctica algunos de los mejores consejos e ideas para reciclar en casa fácilmente y sin que te cueste mucho trabajo. ¡Comenzamos!

Cómo reciclar en casa paso a paso

El reciclaje es un proceso de recolección y reutilización que transforma materiales usados en nuevos productos. Eso sí, tenemos que tener en cuenta que siempre que podamos es preferible reducir que reciclar, ya que así seremos todavía más sostenibles. No obstante, optar por practicar hábitos de vida y consumo que contribuyan a minimizar su impacto en el entorno es crucial si queremos continuar disfrutando de la naturaleza y todo lo que ella nos ofrece. ¡Vamos allá con estos consejos!

1. Separa los envases en recipientes

Puedes empezar tu labor clasificando cada uno de los envases según el tipo de residuo del que se trate. Para ello, lo más aconsejable consiste en tener en casa varios recipientes o cubos independientes: amarillo para los envases de plástico, azul para los papeles y cartones, verde para el vidrio… Así irás separando los residuos poco a poco y cuando tengas que tirarlos te resultará más fácil llevarlos a los contenedores de la zona de reciclaje más cercana a tu casa
Además, te recomendamos limpiar el interior de los envases de comida antes de tirarlos, como los botes de cristal y las latas.

2. Identifica los contenedores adecuados para depositar los residuos

Cerca de tu casa puedes encontrar contenedores de diferentes colores para depositar tus residuos. Estos se clasifican por colores según los materiales que componen cada envase; y, en líneas generales, la separación de los desechos es sencilla. No obstante, existen ciertos matices que pueden facilitar la labor en las plantas de reciclaje.

Te explicamos a continuación: 

  • Contenedor amarillo

El contenedor amarillo o de plástico es aquel destinado a todos aquellos envases de plástico ligero, los tetra briks y los metales. Un ejemplo de estos envases son las garrafas de agua, las bolsas de plástico, las latas de conserva y las bandejas de aluminio, entre otros muchos. 

Los plásticos, en especial, son muy fáciles de reciclar y tienen muchas utilidades; además, como provienen del petróleo, evitamos continuar extrayendo esta materia prima a la hora de fabricar nuevos productos. 

Presta atención a los residuos que depositas en este contenedor, pues los envases de pintura, los productos químicos, los cepillos de dientes, los neumáticos, los cartuchos de tinta y las pilas no deben ir aquí en ningún caso. 

  • Contenedor azul

Los productos elaborados a partir de papel y cartón se depositan en el contenedor azul. Algunos ejemplos son las cajas de galletas o de zapatos, periódicos, hueveras, libros, bolsas de papel…

Fíajte en que estos envases estén limpios y retira los materiales diferentes de los que se compongan antes de tirtarlos, como las espirales de los cuadernos. También, te recomendamos plegar las cajas de cartón, algo que te ayudará a reducir el espacio que ocupan, tanto en casa como en el contenedor. 

No introduzcas fotos, radiografías, papel de aluminio, papel higiénico, papel encerado o etiquetas adhesivas en este contenedor. Ojo, los papeles y cartones que estén manchados, como los cartones de pizza con restos de grasa, irán siempre al contenedor marrón en lugar de al azul. 

  • Contenedor verde

En el contenedor verde o de vidrio se acepta cualquier envase de vidrio utilizado para conservar alimentos. Por ejemplo, aquí podrás depositar cualquier frasco de colonia, botellas, tarros de conservas, etc. Por tanto, debes evitar tirar aquí los cristales de vasos rotos, los cristales de las ventanas, los espejos, los recipientes que contuvieron algún medicamento, etc. 

  • Contenedor marrón

Todos los desechos orgánicos y los residuos biodegradables como cáscaras, pieles de frutas y verduras, restos de comida, posos del café, etc. tienen cabida en este contenedor. Es muy importante que no introduzcas aquí residuos de curas domésticas (tiritas, vendas o gasas) o colillas o ceniza de los cigarrillos.

  • Contenedor gris

En este contenedor van destinados los llamados «otros residuos» de los que no formen parte ninguno de los mencionados anteriormente. Estaríamos hablando de los pañales, sartenes rotas, juguetes rotos, cristales, cuberterías y otros objetos de plástico o metal siempre que no sean envases.

3. Recicla el aceite usado

Tirar el aceite usado por el inodoro o el fregadero dificulta las tareas de las depuradoras al tratar de separarlo del agua. La práctica más adecuada para facilitar el reciclaje de este residuo es reservarlo en botes de cristal o de plástico y, una vez llenos, llevarlos a un punto de recogida. En la actualidad, es cada vez más frecuente encontrar contenedores específicos, de color naranja, para el aceite doméstico y vegetal.
De todos modos, si te gustan las manualidades y los productos naturales, siempre puedes reservar el aceite usado para hacer tus propios jabones caseros. ¿Te animas?

4. No te olvides de las pilas

Las pilas también requieren de lugares especiales para su reciclaje. Y es que se trata de un producto bastante contaminante para el medio ambiente, pues se componen de materiales como el cadmio, que se puede reutilizar. Por ello, con el objetivo de eliminar estos residuos de un modo más controlado, algunos supermercados o farmacias ponen a disposición de los consumidores pequeños contenedores en los que se pueden depositar estas baterías.

5. Un segundo uso a la ropa

En ocasiones terminamos acumulando en el armario prendas que jamás usamos, y aunque olvidemos su presencia, sigue ocupando espacio. Uno de los métodos más rápidos de reciclar estas prendas es regalarlas a un vecino, familiar o amigo que pueda necesitarlas o que las quiera. Así mismo, algunas ONGs y fundaciones aceptan la donación de ropa, poniendo a tu disposición cajas de cartón o, incluso, contenedores para ropa que se distribuyen por el pueblo o la ciudad. No obstante, si la ropa está en mal estado, recurre al contenedor de residuos orgánicos. 

6. Localiza los puntos limpios

Los puntos limpios son unas instalaciones municipales destinadas al reciclaje de residuos que no pueden ser depositados en los contenedores habituales, como los desechos tóxicos. 

Los residuos especiales, como los muebles, las bombillas, los medicamentos y los espejos pueden tener una segunda vida útil si los depositas en estos emplazamientos. 

¡Inspírate con nuestras recetas!

Guisantes con kokotxas de bacalao al pil-pil

n/a personas
Fácil
25 min.

Judías extrafinas con jamón y huevo poché

4 personas
Fácil
20 min.

Guisantes a la Carbonara Veggie

4 personas
Fácil
18 min.

Nuestro granito de arena

En Verleal también nos sumamos a todas aquellas conductas sostenibles que podamos llevar a cabo, pues sabemos de primera mano lo importante que es cuidar de la tierra para poder seguir disfrutando de todo lo que esta nos ofrece. 

Por eso, en Verleal tenemos un firme compromiso sostenible con el planeta, con iniciativas como el uso de energía 100% renovable en nuestras plantas en los próximos 5 años, el empleo de nuestros restos vegetales como alimento del ganado de la zona, el uso responsable de fertilizantes y plaguicidas en el campo, el reciclaje del plástico y cartón que se genera en nuestras plantas o la reutilización y recirculación de aguas residuales. En relación a este último punto, en el año 2018 construimos una depuradora propia para mejorar la calidad de las aguas residuales. 

Y ahora que ya sabes unas nociones básicas de reciclaje doméstico, ¿con cuál de estas prácticas responsables con el planeta vas a empezar?

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS
Finalidades:
Publicar su comentario.
Legitimación:
Consentimiento del interesado
Destinatarios:
No están previstas cesiones de datos.
Derechos:
Retirar el consentimiento en cualquier momento, acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación, oposición a su tratamiento, derecho a presentar una reclamación ante la AEPD (www.aepd.es).
Información Adicional:
Puede ampliar la información en el enlace de política de privacidad.

Últimos artículos del blog

De la tierra

29 septiembre, 2021

¿Qué es la agricultura sostenible?

por Verleal
¿Sabes qué es la agricultura sostenible? Te contamos en qué consiste y...
Cocina

13 diciembre, 2021

8 entrantes con verduras para sorprender en…

por Verleal
Disfruta estas Navidades con estos entrantes con verduras, perfectos para los que...
Bienestar

15 marzo, 2022

¿Sabes qué es el slow life?

por Verleal
Slow life: vivir más despacio y vivir de manera más consciente es...